sábado, 8 de noviembre de 2014

Caí


Es tan duro el golpe cuando caes desde arriba, cuando te acostumbras a estar en un nivel en el que jamás habías estado, es imposible recordar como debes reaccionar cuando la montaña rusa comienza a descender. ¿Perdida? Estoy tan abajo que no puedo ver la claridad de las mañanas, no se distinguir entre el atardecer y el crepúsculo de los días, de mis días, de tus días… de nuestros días. He perdido la batalla contra este sentimiento, el sentimiento propio, el que amenazaba  con irse cuando recién llegaba, el que espero y aguardo miles de días, el que acostumbro y esperanzo, ¿costumbre? Costumbre, ¿Qué tan cierto será que es un intruso en la vida de una persona, de dos personas, de uno mismo?

Estoy sentada en un pequeño balcón que nadie mira, las personas no están acostumbradas a mirar hacia arriba, ellas solo miran hacia abajo, a quienes están debajo de sus pies. Me siento vulnerable, desnuda, protegida e intrusa, siendo participe del silencio que recubre a miles de personas, o, a una sola. 

Miro el cielo que parece infinito desde mi posición, tan imponente y tan estrecho, tan vulnerable y poderoso, tal cual me sentía antes, durante y cuando estuve junto a ti. No sé cómo debo sentirme al respecto, no sé si debo llorar tu ausencia o perderme en mis pensamientos como siempre lo he hecho, no sé cuál es el lugar que me corresponde ocupar. ¿Qué sucedió? He tratado de responder esa pregunta, durante cada minuto, no se cuánto tiempo llevo aquí sentada, en el lugar donde nadie me molesta, donde estoy preocupada por ti, por mi, por lo nuestro. No tengo respuestas para todas las preguntas o, mejor dicho, para mi única pregunta ¿Qué paso? Te preguntaría a ti, quizás tu tengas la respuesta que necesito, no quiero que digas “fue mi culpa” o que me hagas creer que fue la mía, de algo estoy segura y es que la culpa no es real, no existe, ni es perfecta… puedo responder con claridad que fue culpa del destino, del ambiente, de las calles y los besos, pero jamás la nuestra. Los astros no se movieron a nuestro favor esta vez, después de mil días juntos, uno más o uno menos, ellos ya no estaban a nuestro favor.

 ¿Te diste cuenta? Acaso te preguntaste alguna vez ¿Cuándo fue que todo se perdió? Jamás olvidare el día en el que tu sonrisa cambio, cuando regalabas tu mejor sonrisa a todos excepto a mí, cuando olvidaste que mirarme me hacía sentir poderosa, cuando olvidaste que mi sostén eras tú, cuando olvidaste que eras mi propio respirador… olvidaste que yo estaba aquí por ti.
Hace un par de días que he salido al sol, sus primeros destellos han tocado mi rostro, por un momento me sentí viva y luego recordé que eran los rayos de tu ausencia, de tu perdida, y salte. Salte al vacío, hacia abajo, olvide mi nombre y quien eras tu, olvide todo lo que había aprendido de ti, de mí, del mundo… comencé un baile con el viento y mis ropas, estaba descalza, con las pocas fuerzas que me quedaban me arrastre hasta la orilla de mi balcón, mi preciado balcón, el que me recordó cual era mi misión en la vida y el que olvido que debía decirme que no, ¿saltar? Nunca pensé en saltar, pude planear algo mejor, ahora que lo recuerdo, pude hacerlo mejor. 

Había estado bastantes días perdida en el mismo lugar, sin una chispa de vida en mis ojos, en la otra ventana a mi alma, había mirado la noche y el día sin parar, sin cerrar los ojos, había llenado mi mente de incesante luz resplandeciente al amanecer y había caído agua sobre mi… agua, agua que caía desde ese imponente cielo, agua que me purificaba y me hacia sentir parte de ella, me adopto como una hija, me sentía feliz, esboce una sonrisa y tal como la lluvia lo hacía; caí. Descendí hasta el lugar donde ella me indicaba, envuelta en agua, tal como había llegado, sin ti, sin mí, sin nadie. Todo había terminado.



11 comentarios:

  1. Holis!
    Mira, no puedes escribir así porque luego los demás mortales quedamos fatal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, lo siento tanto, procurare no hacerlo entonces :D

      Eliminar
  2. :( tus palabras me hicieron viajar a una epoca de mi vida muy triste, sin embargo, me encantó, un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Espero no haber causado un desequilibrio emocional en ti. Un beso

      Eliminar
  3. Hola te he nominado a un premio. Pásate por http://mariainwonderlandbook.blogspot.fr/
    Hasta pronto

    ResponderEliminar
  4. ¡Hoola!
    Es muy profundo y triste, pero me ha gustado ^ ^

    Un besito y me quedo por aquí

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! Tienes un premio en mi blog, pásate www.gravedadinversa.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Hola :) Te he nominado al Best Blog. Puedes ver la entrada aquí: http://miparaisodeloslibros.blogspot.com.es/2014/11/nominacion-al-best-blog.html

    Un saludo!

    ResponderEliminar

La comida favorita de mi blog son tus comentarios, ayúdame a alimentarlo.
Para tener un ambiente armonioso, sigue estos sencillos pasos:
-No hagas spam, si deseas que vea tu blog envíame un mail,
-Evita los spoilers, a los lectores y a mi nos molestan.
-No utilices palabras antisonantes y/o lenguaje grosero.
Ahora si, puedes comentar lo que quieras o preguntar cualquier cosa, te responderé lo mas rápido posible.