.Image { text-align:center; }

martes, 1 de septiembre de 2015

Cartas a mi amante: Carta #1

Hola, hola querida familia.

Estoy muy emocionada porque a pesar de las mil cosas que debo hacer y leer he comenzado un nuevo proyecto, son una serie de cartas que plasman sentimientos y emociones difíciles de digerir de vez en cuando y algunas otras veces tan patéticas como la vida misma. Aun no sé con qué frecuencia subiré cada carta o si abriré un blog externo a este para ello. En lo que eso toma su curso subiré esta pequeña carta, la numero uno.




Estás ocupado otra vez, he revisado mi buzón de voz al menos cien veces ya, ninguna noticia tuya, no hay llamadas, no hay mensajes; esta vacío, igual que yo.

Entiendo que en la posición que estoy no debería exigir nada, pero, yo también te necesito… igual que ella, o ella, o ella.

He revisado mi teléfono móvil cada minuto de las últimas 150 horas, continuo esperando. Cada hora duele menos, mi mente se está acostumbrando, el corazón está empezando a olvidar, yo estoy dejando de esperar.

La primera vez que no obtuve una respuesta no me preocupe, era normal, luego intente ser graciosa y deje dos o tres mensajes más, no hubo ninguna risa… luego comencé a sentir tristeza, opte por usar ese vestido que tanto me gusta, me veía fatal; maquille mis labios, esmalte mis uñas, use tacones, peine mi cabello y deje de ser yo. Poco a poco dejo de importar, disfrute de la compañía de esa extraña mujer frente al espejo, hable con ella, la abrace, la viví, la ame y de un momento a otro la vi llorando igual que yo.

Después de 24 horas la desesperación me empezó a consumir, estabas ahí, hablando con alguien más y con ella ¿y yo? ¿Cuándo hablaras conmigo? ¿Cuándo jugaras conmigo? ¿Cuándo serás dulce conmigo? ¿Cuándo decidirás que hay tiempo de sobra para mí? ¿Cuándo podré verte? ¿Cuándo dirás que te parezco bonita? ¿Aun te gusto? ¿Estás cansado de mí? ¿No soy suficiente ya? ¿Ya no me quieres?

Un sinfín de preguntas bombardearon mi mente y destruían pedazo a pedazo cada sueño a tu lado… hice a un lado el miedo y la angustia que me estaba consumiendo; deje pasar quizás doce, veinticuatro o menos horas antes de buscarte una vez más.

Comencé a enviarte un texto juguetón, comencé a decir cosas que sé que te gustan, envié fotos de mi sonrisa y te dije que podría esperar el tiempo que fuera necesario para estar a tu lado; y así fue espere, quien sabe por cuánto tiempo he estado esperando por un poco de atención, no sé en que momento empecé a mendigar de tu amor, amor que no tienes, que no existe, que no vale nada.

¿Notas mi cambio repentino de humor? ¿Qué flojera estar con alguien así no? Me alegra entonces comenzar a entenderlo todo y detesto decir que en realidad no comprendo nada, y que duele, duele bastante tu desinterés, tu falta de respeto hacia mi persona… pero dejara de doler, como tu ausencia dejara de importar, como tu cuerpo dejara de quemar, como tus labios dejaran de besarme… desaparecerás con el recuerdo de un libro olvidado, envejecerás como las hojas de un árbol. Instantáneamente recuerdo tu sonrisa torcida, esa que tanto me gusta, y sonrió. Y algo pica en lo más oscuro de mi ser, comienza a desvanecerse mi sonrisa y tu imagen deja de gustarme, tengo esa extraña necesidad de mendigar amor y luego cuando lo tenga destruirlo con mis manos, aplastarlo y comerlo hasta que desaparezca y llene un vacío que angustia, quema, hiere pero no mata.

Amor, ¿Qué necesito para que hables conmigo? ¿Ser rubia, morena, alta, delgada, gorda? ¿Necesito ser un fantasma obediente?


Mi amor, extraño tu presencia en mi cama, tus manos en mi cabello y tus labios en mi frente… elimina esta angustiosa necesidad de extrañarte y todo estará como antes, continuare esperando por ti, por tu amor, por mi amor. 



Image and video hosting by TinyPic

No hay comentarios.:

Este blog se alimenta de tus comentarios, deja tu opinión

La comida favorita de mi blog son tus comentarios, ayúdame a alimentarlo.
Para tener un ambiente armonioso, sigue estos sencillos pasos:
-No hagas spam, si deseas que vea tu blog envíame un mail,
-Evita los spoilers, a los lectores y a mi nos molestan.
-No utilices palabras antisonantes y/o lenguaje grosero.
Ahora si, puedes comentar lo que quieras o preguntar cualquier cosa, te responderé lo mas rápido posible.